El tránsito migratorio y el rechazo al extranjero en Latinoamérica 2018

Sharing is caring!

El tránsito migratorio y el rechazo al extranjero en Latinoamérica 2018

#opinión

Sin duda alguna este último año 2018 ha sido el tiempo en el que se ha visto estallar una ola de desprecio hacia las personas que por necesidad o circunstancia transitan día a día las fronteras de Latinoamérica, de Venezuela a Colombia, Ecuador y Perú, de Nicaragua a Costa Rica, de Honduras a México, de Latinoamérica a EEUU, todos ellos y todas ellas, en busca de un futuro mejor, lastimosamente dentro de un sistema capitalista que nos  pone cuesta arriba vs los grandes empleadores.

Pero esto no viene de recién, la migración y por ende el rechazo al extranjero es algo que data desde hace mucho tiempo, si hacemos breve memoria entre las charlas o reuniones sociales o familiares de círculos de gente arraigada a alguna ciudad o país podemos encontrar con facilidad ese desprecio expresado de muchas maneras.

En el caso ecuatoriano, la migración interna siempre ha estado presente y ha tenido flujos variados que han recorrido todo nuestro territorio, a principios del siglo XX por los “booms” económicos que trajo la explotación de la tierra de las costas ecuatorianas, la migración confluía como mano de obra y fuerza de trabajo, desde ciudades de la sierra hacia la costa, en los años setenta y hasta la actualidad, las empresas petroleras y mineras respectivamente, han posicionado espacios de la amazonía como destino, y ni hablar de Quito, la ciudad concebida como capital, que ha recibido por  siglos, enormes flujos migratorios, sin embargo en los años noventa el prejuicio social se endurecía y recaía sobre la gente de la costa, para la década del dos mil el desprecio se reafirmó para las personas que venían de Colombia, mientras que del año 2010 hasta el presente este rechazo al extranjero ha encontrado continuidad contra personas refugiadas que han tenido que salir de su país de origen, para buscar un mejor futuro.

A este punto podemos preguntarnos: ¿Por qué siempre se ha tratado de culpabilizar al inmigrante por los problemas sociales que son orgánicos a nuestras sociedades y que no hemos podido resolver desde antes? ¿por qué enfrentarnos los unos a los otros?

Estos conflictos de identidad son el resultado de algunos complejos fenómenos sociales, guerras, desplazamientos, y como hoy en día flujos migratorios masivos. Pero nunca debemos olvidar que todos estos sucesos son causa y efecto de un sistema depredador que arrasa con todo sentido de humanidad con la tierra e incluso con la misma gente, los y las emigrantes no tienen capacidad de elección, por otro lado surgen iniciativas solidarias que tampoco dejarán de existir, la solidaridad y el apoyo mutuo como herramienta para combatir la indiferencia.

 

 

 

Deja un comentario