Categorías
Capitalismo Coronavirus Debate Derechos Humanos Derechos Laborales Opinión

[ARTÍCULO] La pandemia económica del gobierno en contra de los derechos de la población.

Sharing is caring!

Tras la aprobación del proyecto económico denominado “Ley de apoyo humanitario” por la Asamblea, y las posteriores medidas económicas tomadas por el gobierno nacional el martes 19 de mayo en horas de la mañana, la indignación colectiva solo se agudizó.  Lo que solo refleja la fuerte y comprometida alianza entre el gobierno y los grandes sectores empresariales y los entes financieros del extranjero como el FMI.  Ambas medidas son un golpe fuerte para la clase trabajadora del país, la cual antes del estado de emergencia ya se encontraba en condiciones nada favorables, teniendo en cuenta que solo el 40% de la población económicamente activa contaba con un trabajo adecuado. Entre la una rebaja considerable de salarios, despidos masivos y una flexibilización laboral inminente, estos son los nuevos elementos que determinaran el escenario laboral donde el trabajador siempre tendrá las de perder.

La crisis sanitaria que tiene como eje central el virus del Covid-19, toma un giro total cuando se trata de los inmediatos efectos económicas especialmente en países como el Ecuador, cuya economía se encuentra supeditada a organismos internacionales como el FMI. Dicho organismo presiono tomar medidas económicas en las cuales se exigían el retiro de subsidios de los combustibles, así como también medidas que desemboquen en una flexibilización laboral, haciendo de lado los derechos de los trabajadores. Esto último se resume en que, los intereses del empleador estarán por encima de los derechos que han sido conseguidos históricamente por los trabajadores, a través de un “acuerdo muto” entre ambas partes para establecer las nuevas condiciones de trabajo. Una de las medidas que aspira a corto plazo a una precarización laboral, atentando en ese sentido contra los sectores más vulnerables de la población.

Sin embargo, dichas aspiraciones económicas no pudieron ser capitalizadas el año pasado como consecuencia del levantamiento popular de octubre, donde el gobierno no tuvo más opción que ceder. Ahora, y aprovechando la imposibilidad de movilización por estado de emergencia que implanta un confinamiento y aislamiento social, el gobierno está implementando de manera paulatina medidas que atentan en contra de la economía de la mayor parte de la población que se traducen en una primera instancia, en el cierre de empresas públicas, despidos y rebajas de sueldos en el sector público. De otro lado se tiene el tan anhelado recorte al gasto público. Con el cierre de empresas públicas y reducción de horas de trabajo y de salarios, con lo cual los trabajadores del sector público también ven vulnerados sus derechos. Incluso entre los funcionarios separados, se encuentran personal de la salud pública, lo cual llama la atención debido a que el mismo presidente anunció que dicho sector no sufriría ninguna medida.

Es así que, el descontento no se hizo esperar y comenzó de apoco a tomarse incluso las calles. Pero, a pesar de tener en vigencia el estado de emergencia, la extensión del estado de excepción, y sobre todo el riesgo de contraer un posible contagio de coronavirus, muchos sectores que se encuentran directamente afectados por las medidas del gobierno, se convocaron para expresar su descontento mediante diferentes protestas a lo largo del país. Trabajadores, médicos, profesores, estudiantes fueron los principales protagonistas de las movilizaciones que se llevaron a cabo la anterior semana y que parecen que continuaran ante un panorama con políticas que solo mantienen un ambiente lleno de incertidumbres.

Parece que todo lo referente al tema sanitario y el covid-19 han quedado de lado para la mayor parte de la población, y ahora el problema se centra en el aspecto económico y laboral. El estado de confinamiento ya no es suficiente impedimento para expresar el descontento, se puede decir incluso que el nivel de indignación colectiva es mayor que el pasado octubre, solamente que ahora se tiene un factor no menor que es la presencia del coronavirus, que en cierta medida condiciona a el número de manifestantes. A pesar del contexto condicionado por el coronavirus, existen varias convocatorias para manifestarse en las diferentes calles del país este lunes 25 de mayo, de la cual se espera que sea la mayor jornada de protestas en contra de las medidas gubernamentales.

#IndymediaEcuador

#PeriodismoMilitante

#Ecuador
#LeyInhumana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.