Categorías
Antifascismo Capitalismo Colegios Criminalización Debate Ecuador

[Publicación Abierta] Al igual que el 29 de Mayo de 1969, los estudiantes luchamos.

Sharing is caring!

** aporte recibido el 29 de mayo de 2020 de Acción Antifascista Ecuador.

Era el año de 1969, el Ecuador atravesaba por el Quinto Velasquismo bajo el mandato de un hombre que se había proclamado dictador y con un gobierno plagado de corrupción, represión y censura contra todo tipo de oposición y opositor.

En el contexto internacional el país se encontraba bajo la política de la Alianza para el Progreso dirigida por EEUU que buscaba contrarrestar el avance de la izquierda en América Latina; así como por una serie de acontecimientos como la revolución cubana, el mayo francés y el movimiento del 68 en México.

Fue en mayo de 1969 cuando diferentes colectivos empezaron su organización en contra de la política educativa decretada por José María Velasco Ibarra, la cual consistía en la implementación de un examen de ingreso a la educación pública superior. Este examen era acusado de estar dotado de una enfermiza meritocracia que favorecía a jóvenes hijos e hijas de la élite económica provenientes en su mayoría de colegios privados. El examen de ingreso no era más que una simple formalidad de las prácticas nepotistas dentro de las universidades públicas del país. Mientras que, en el otro lado del tablero, discriminados y marginados por un sistema educativo sirviente al poder, se encontraban las y los estudiantes hijos de familias trabajadoras, obreras y campesinas.

Ante aquel atentado contra la educación pública, jóvenes estudiantes tomaron las riendas de la radicalización y lucha por el libre ingreso a la educación pública superior. La noche del 29 mayo de 1969 impulsados por la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador (FESE) los diferentes colectivos estudiantiles ocuparon la Casona Universitaria de la Universidad de Guayaquil manifestando un estado de resistencia y lucha, exigiendo el libre ingreso y la abolición del examen. Ante tal acción, el Consejo Universitario – simpatizante de la dictadura velasquista – notificó al gobierno lo ocurrido y este dio la orden de desalojo, autorizando el uso de la fuerza letal.
Aquella noche la policía y el grupo élite de los paracaidistas entró a la Casona Universitaria y con el uso de armamento empezó el “desalojo”. Se desató una masacre contra los estudiantes que dejó un saldo de 30 jóvenes muertos y 140 detenidos que serían torturados.

Los días venideros el movimiento estudiantil aún en pie de lucha, recibió un fuerte apoyo popular en todo el país y como victoria a costo de la sangre proletaria, las diferentes universidades públicas se vieron obligadas a reconocer el libre ingreso.

Han pasado 51 años desde que el gobierno ejecutó aquella masacre y derramó la sangre de hijos e hijas del pueblo, sangre que sembró y cultivó movimientos estudiantiles sólidos, fundamentales para las luchas estudiantiles y sociales venideras. En la actualidad, el país se encuentra en una crisis política por un gobierno neoliberal que usa la pandemia por Covid-19, como shock económico para la implementación de medidas antipopulares que arrasan con los derechos y las conquistas sociales logradas a lo largo de las décadas.
Las conquistas educativas y sociales no han sido dadivas de un gobierno generoso, han sido victorias del proletariado, producto de la permanente lucha contra el poder burgués. Esta lucha estudiantil siempre ha estado comprometida con los cambios sociales y peleando junto al pueblo pues venimos de familias obreras, trabajadoras y campesinas con convicciones firmes para combatir mediante la lucha organizada por una vida digna.

Por los y las aguerridas guambras que pelearon por el carnet estudiantil, por quienes conquistaron el derecho al sufragió a los 16 años, por la continua lucha para que se respete el medio pasaje, por quienes combatieron contra el modelo educativo neoliberal del Bachillerato General Unificado, por quienes entregaron su vida por el libre ingreso a la educación superior en el 1969.

Por este motivo, hacemos un llamado a la unidad de los diferentes sectores y colectivos populares a defender el presupuesto por la educación pública, a frenar el desmantelamiento de los recursos de todas y todos los ecuatorianos, a pelear contra la “ley humanitaria”, contra las imposiciones del Fondo Monetario Internacional, contra la burguesía y el imperialismo.

Llamamos a toda la juventud comprometida y consciente a preparar la ofensiva popular, a organizarse y mostrar al gobierno una vez más, que la democracia es la voluntad de la mayoría, del pueblo, de los pobres y en última instancia lo que Marx llamó “el proletariado”.

De las aulas a las calles y juntos en las luchas populares

Acción Antifascista Ecuador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.