[TESTIMONIO] «Hay que seguir de pie» : Voz de una mujer inquebrantable