8ok-01

Escuchar las voces, no siempre oficiales, de quienes ponen su cuerpo y libertad por la defensa de su territorio, no es tan difícil; de hecho es una tarea obligatoria para el Estado que ha sido pasado por alto infinidad de veces atentando contra la vida de las comunidades. Ni criminales, no delincuentes; defensores de la vida repetía mientas pedían la libertad para sus compañeros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.