Categorías
Asfadec Asociación Derechos Humanos Desaparecidos Ecuador Estudiantes Hermanos Restrepo Juliana Campoverde Quito

[NOTICIA] Plantón por lxs desaparecidxs en Ecuador, Familiares y amigxs exigen Verdad y Justicia. 23/01/20

En la plaza de la independencia de la ciudad de Quito familiares y amigos de personas desaparecidas se congregan con una periodicidad notable, hecho en el que darse cita semanal o mensualmente se ha hecho una digna costumbre donde no solo se estrechan lazos de contención y apoyo, sino que también se logran tejer comunidades (ASFADEC o COVIDEFEM)  que brindan herramientas, consejos y asesorías en casos de tener familiares o personas conocidas desaparecidas.

Impulsamos y apoyamos las plataformas urbanas que se involucran responsablemente para brindar el apoyo necesario a las personas que atraviesan circunstancias adversas en las que tener la claridad para poder actuar o tratar el tema podría ser un hecho fundamental que sin lugar a dudas podría encaminar o cambiar el rumbo de las investigaciones, para así poder llegar a tener una verdad, justicia y reparación.

#EcuadorIndy

#IndyMediaEcuador

Quito, 23 de enero de 2020
Se dió inicio al primer plantón de exigencia de justicia y exigencia de búsqueda a nuestros seres queridos que se encuentran desaparecidos.
Tuvimos la presencia de familiares de Nathaly Salazar Ayala, y nos comunicaron sobre la hora de la audiencia en la República de Perú.
Mucha presencia de visitantes extranjeros que se detenían a contemplar las fotos de los desaparecidos, demostrando preocupación en su semblante.
Agradecemos la presencia de Nestor Salazar, que el día de ayer estuvo de cumpleaños, de Telmo Pacheco, Rodrigo Garzón, Luis Sigcho, Isabel Cabrera, Lidia Rueda, Samuel Castellanos, Verónica Castellanos, y de los amigos solidarios como Edison Tito, Gustavo Ocañas, Orlando (hijo del gran boxeador Quiñónez), Oscar que regresando de la U. de Buenos Aires se reintegró a nuestros plantones con la toma de las fotografías que ustedes podrán observarlas, sentimientos de alegría ver a los jóvenes Paul y Cinthia, familiares del desaparecido Giovanny Castellanos Aguayza, quien desapareció el 18 de noviembre de 2018 desde el Barrio El Tejar, Paul y Cinthia no callaron su voz en todas las consignas para exigir respuestas por nuestros seres queridos.
Dimos a conocer que la Ley Orgánica de actuación para desaparecidos y extraviados, no se ha enviado al Registro Oficial para su promulgación, también dijimos que la CIDH, en su informe toma en cuenta esta problemática de los desaparecidos, cuando ASFADEC e INREDH, viaja a la audiencia en Colorado, el día 3 de octubre de 2018, la preocupación por la violencia de género es evidente.
El sol de Quito no se hizo esperar para inyectar mas calor a nuestro sufrimiento, pero nos da mas calor para expresar nuestro amor por cada uno de ellos, aunque su familiar no esté presente pero sus nombres estan en nuestra voz; y al grito de nadie se cansa, porque somos la voz de los que no tienen voz cerramos el plantón rogando en nuestro corazón que Dios nos dé vida para volver al próximo plantón.
Fotos: cortesía de Oscar.
ASFADEC: (593) 0995601228

Categorías
Derechos Humanos Ecuador Hermanos Restrepo Opinión

[TEXTO] Testimonio de Pedro Restrepo: 32 años después, seguimos luchando…

“32 AÑOS DESPUÉS, SEGUIMOS LUCHANDO”

Publicado el 8 de enero de 2020 en la Página de La Garganta Poderosa Ecuador, texto de Pedro Restrepo defensor de los Derechos Humanos y padre de Andrés y Santiago:

Mis hijos, de 17 y 14 años, fueron secuestrados, torturados, asesinados y desaparecidos por la Policía Nacional del Ecuador, el 8 de enero de 1988, en el régimen socialcristiano de extrema derecha de León Febres Cordero, auspiciado por los Estados Unidos y su Plan Cóndor. Eran estudiantes, eran unos niños. Carlos Santiago cursaba el primer año en la Facultad de Medicina y Pedro Andrés todavía estaba en el colegio.

Ese día, mi esposa y yo habíamos salido de vacaciones sin saber que ya no los íbamos a volver a ver. Salieron en el carro para ir a despedir a un amigo y fueron interceptados por un control militar planificado para detectar posibles subversivos; no volvieron a aparecer. Después de ardua búsqueda y engaños sistemáticos y mentiras por parte de la policía nacional y el gobierno, decidimos gritar públicamente lo que estábamos sufriendo. Comenzamos con una manifestación semanal al frente del Palacio de Carondelet para que la gente y la prensa se diera cuenta que había dos niños desaparecidos y que la responsabilidad era del Estado. Al principio la gente nos insultaba y defendía a la policía, mientras que todos los SIC del país eran centros clandestino de torturas. Tenían la impunidad garantizada: tenían una corte especial y ellos mismo se juzgaban. Con esto hicieron y deshicieron esta barbaridad con mis hijos.

Nuestra lucha siguió y dio frutos cuando Hugo España confesó haber sido carcelero de nuestros chicos el día de su detención; nos permitió avanzar nacional e internacionalmente. Se inició el juicio en la Corte Suprema, donde solo fueron condenados los efectivos, nunca los responsables políticos con cargos. Ellos desaparecieron por una decisión del gobierno; no es que solo un mal policía se lo llevó, ¡no! Había una política de Estado represiva.

En 1998, la CIDH caratuló “crimen de Estado” y se firmó un documento donde se comprometía el Estado ecuatoriano; solo cumplieron la indemnización económica, lo más fácil. Por eso yo seguí saliendo a la plaza hasta que recién el gobierno de Correa empezó a cumplir los demás puntos. Sin embargo, aún nos deben el paradero de los cuerpos, el relato de qué pasó y la judicialización a otros imputados: es decir, la verdad y la justicia. La memoria la tenemos, aunque sea frágil porque la historia se tergiversa según los intereses; debemos fomentarla a través de la formación de las nuevas generaciones, incluso instrumentarla en la malla educativa como política pública. Pero a un gobierno como el de Lenín Moreno no le importa: al neoliberalismo es lo que menos le interesa.

La posibilidad de tener de nuevo un gobierno socialcristiano sería fatal porque estaríamos retrocediendo a esa nefasta época donde solo buscaban poder y plata, preservando privilegios y hostigando económica y socialmente a la clase menos favorecida. Pelear contra esa chance también es parte de toda esta pelea de más de 32 años: las luchas no tienen sentido si no son constantes, si no son persistentes. El mundo puede ser más amable siempre y cuando no exista opresión; es vital la igualdad de oportunidades para todos y todas.

A las familias de quienes fallecieron en el paro, quiero transmitirles que hay que luchar por la justicia y la verdad para que esos casos no se queden impunes, pero tengan claro que no esto no es fácil. Pese a todo el sufrimiento, hay que luchar.
Pese a tanto hostigamiento, hay que gritar.

Fuente : La Garganta Poderosa Ecuador

#IndymediaEcuador

#IndyEcuador

#PeriodismoMilitante