Cientos de mecheros de la muerte en la Amazonía